Solar Impulse HB-SIA, avión diseñado para volar con energía fotovoltaica

En un mundo dependiente de las energías fósiles, el proyecto Solar Impulse, de la multinacional francesa ALTRAN, es una paradoja, casi una provocación: aspira a hacer despegar y hacer volar de manera autónoma, día y noche, un avión propulsado exclusivamente por energía solar. Como dificultad adicional, la energía captada durante el día servirá no solamente a propulsar el avión, sino también a recargar las baterías para asegurar el vuelo durante la noche. El piloto tendrá pues la necesidad absoluta de afrontar el atardecer con las baterías llenas y economizar al máximo la energía a disposición para poder volar hasta el amanecer del día siguiente.

Energia FotovoltaicaLa construcción se basa en las tecnologías más avanzadas y permite estimular la investigación científica en el ámbito de las estructuras compuestas, de los materiales ligeros conocidos como inteligentes y de los medios de producir y de almacenar energía. Estos resultados se pueden utilizar tanto en la construcción del avión como, sucesivamente, en muchas otras aplicaciones útiles para la sociedad. Se escogieron 12.000 células fotovoltaicas de silicio monocristalino de 130 micrones de espesor por su capacidad para combinar ligereza y rendimiento. Su eficacia aún habría podido mejorarse, a semejanza de los paneles utilizados en el espacio, si bien su peso habría sido demasiado grande, penalizando al avión mientras vuela de noche.
En 2011, se procederá a la realización de un avión con una cabina presurizada para efectuar las misiones de larga duración, travesías sin escalas de un continente y del océano Atlántico. La vuelta al mundo será el punto culminante, un largo viaje sin carburantes ni contaminación. El despegue deberá efectuarse a partir de 2012, sobrevolando la tierra cercana al ecuador pero esencialmente en el hemisferio Norte.

Escribir comentario