Ley de almacenamiento geológico de dióxido de carbono

En diciembre se aprobó el anteproyecto de Ley de almacenamiento geológico de dióxido de carbono, ley que contribuirá directamente en el cambio climático ya que reduciremos nuestra emisión de gases contaminantes a la atmósfera.

Pero ¿qué es el almacenamiento geológico de dióxido de carbono?

El almacenamiento geológico de dióxido de carbono es un proceso por el cual se captura el dióxido de carbono que emiten las instalaciones industriales, se transporta a un emplazamiento para el almacenaje y se inyecta y se confina en una formación geológica subterránea. Este almacenamiento será permanente.

La captura y el almacenamiento de CO2 es una oportunidad muy interesante para aquellos países con un gran número de fuentes de dióxido de carbono idóneas para la captación, acceso a lugares de almacenamiento y experiencia en actividades petrolíferas o con gas.

España posee todas estas características y además necesita reducir ampliamente sus emisiones debido al compromiso al que se llegó en 2007 con la Unión Europea para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20% en 2020.

La puesta en marcha de esta normativa en España se debe a la necesidad de incorporar al ordenamiento jurídico español las disposiciones que contiene la Directiva europea 2009/31/CE y adaptarlas a la realidad de la industria española, de nuestra geología y a nuestra situación energética.

El desarrollo de una Ley que regule este tipo de emplazamientos para la captura y el almacenamiento de CO2 permitirá que éste se realice en condiciones seguras para el medioambiente.

El texto de la Ley para el almacenamiento geológico del dióxido de carbono se limita a regular y contiene únicamente previsiones puntuales sobre la captura y el transporte.

Aquellas instalaciones que se vayan a dedicar a la captura de CO2 deberán someterse a la normativa sobre control integrado de la contaminación y deberán estar en posesión de la autorización ambiental integrada, quedando también sujetas a la legislación sobre evaluación de impacto ambiental.

Cómo se puede comprender, el desarrollo de este tipo de lugares de almacenamiento supondrá una reducción importante de las emisiones de CO2, por lo que cualquier legislación que pueda conllevar una pronta puesta en marcha de emplazamientos para la captura y el almacenamiento de CO2 es una buena noticia.

Estamos a la espera de su puesta en marcha.

Escribir comentario